Impulso genético: una nueva amenaza de la biotecnología para la vida

https://www.briega.org/es/opinion/impulso-genetico-nueva-amenaza-biotecnologia-para-vida

Después de los transgénicos (OGM) llegan los “GDO”, siglas de gene drive organisms. En castellano, se denominan organismos impulsados (o dirigidos) genéticamente. Esta técnica de modificación del genoma todavía es bastante desconocida entre el gran público. Podría, sin embargo, tener impactos considerables sobre la vida. Según las leyes de la herencia genética, en las especies sexuadas, los genes transmitidos durante la reproducción provienen en un 50% de la hembra y la otra mitad del macho. El impulso genético permite saltarse esta regla. Un fragmento de ADN, aislado en un laboratorio, es introducido en un ser vivo “forzando”, de tal manera, que un gen se transmita casi sistemáticamente a la descendencia. Para llevar a cabo esta operación, se utiliza la herramienta de partición de ADN, descubierta en 2012 y denominada CRISPR-Cas9, que es relativamente rápida y barata. Una población entera puede así heredar un gen modificado, al cabo de unas diez generaciones.

Continue reading Impulso genético: una nueva amenaza de la biotecnología para la vida

Piedras y palos: una historia de la civilización moderna a través de la ciudad, el urbanismo y la arqiutectura

El mito clásico.

Durante el período que denominamos Renacimiento, se asiste en Europa al desmantelamiento de la economía urbana, sustituida por la economía mercantil en beneficio del Estado. Esto se acompaña de la destrucción de las comunidades aldeanas, de la supremacía de una oligarquía terrestre, despojada de sus obligaciones feudales pero que aún disfruta de la mayoría de sus privilegios feudales, y de la ascensión de una clase mercantil reforzada por el dinero ganado en las guerras, la piratería y gracias a un comercio sin escrúpulos.

En América, estos cambios se producen a una escala algo reducida debido a su aislamiento y a un orden social menos asegurado.

En el campo de la arquitectura, se observa que el estilo clásico sólo se instala en las regiones donde las condiciones sociales han permitido la eclosión del mito clásico.

Es ante todo en las mansiones de Virginia y Maryland, imitaciones de las casas de campo inglesas, que después de la Guerra Revolucionaria (Guerra de Independencia) se asiste a la adaptación directa de la villa romana y del templo griego.

No es necesario reflexionar mucho tiempo para ver la evidente similitud entre el monopolio de la tierra y la esclavitud que prevalecían en los dominios americanos y las condiciones que habían permitido a la villa romana adquirir sus proporciones majestuosas; y, en tal régimen tampoco es útil insistir en la sumisión natural del carpintero-constructor hacia el gentilhombre-arquitecto.

La arquitectura de las mansiones americanas es impresionante de dignidad y a veces de gran belleza en el detalle o la originalidad de su concepción: el trabajo realizado no es el resultado de una educación especializada sino más bien la consecuencia de un comercio afectuoso con el pasado, y, sobre todo, un comercio inteligente. Estos caballeros eruditos del siglo XVIII tenían un pie en su época y el otro en el cementerio romano. Thomas Jefferson es el mejor ejemplo. Continue reading Piedras y palos: una historia de la civilización moderna a través de la ciudad, el urbanismo y la arqiutectura

EL MIEDO ES LA ÚNICA PANDEMIA

Los investigadores convencionales “descubren nuevos virus” en sus laboratorios ocultos, sin observadores independientes que observen y filmen cada paso y movimiento, por lo que la virología se ha convertido en una farsa mística.

Dicen que han encontrado un nuevo coronavirus que está infectando y matando gente, justificando el miedo, las cuarentenos y la devastación económica y humana. Pero también podrían estar diciendo que han encontrado un fantasma rosa y morado en un armario, y que deberíamos acurrucarnos en la oscuridad hasta que desaparezca.

Harry Blazer, amigo de toda la vida, colega e incansable investigador independiente, escribió esto en un correo electrónico en su lista:

 “… La ciencia ha tergiversado y distorsionado el término ‘aislado’ para significar poner una muestra [de un paciente] en un cultivo celular, agregando varios agentes para crear una reacción que incluye antibióticos y varios químicos para ver si las células realmente mueren. Pero, ¿cómo podrías saber qué causó lo que sucedió cuando estás agregando todo tipo de mierda para que suceda algo? Es como agregar adyuvantes (venenos) a una vacuna para producir una respuesta de anticuerpos que demuestre que la vacuna realmente funciona …”

Sí, en ese místico ritual de laboratorio los investigadores están armando un cultivo celular, que incluye lo que afirman es el nuevo virus; y luego para “probar” que este supuesto virus es dañino y mata esas células, agregan sustancias tóxicas que, de hecho, causan daño a las células.

Esto me recuerda a los experimentos con animales en la década de 1970, en los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., Donde el objetivo pretendido (y fallido) era probar que los virus podían causar cáncer. Para “preparar” a los animales para las inyecciones de los supuestos virus, se introdujeron todo tipo de sustancias químicas tóxicas en los animales, en un esfuerzo por debilitarlos hasta el punto en que los virus, con suerte, “crearían un crecimiento celular descontrolado”, el sello distintivo del cáncer.

Hay un nombre simple para este tipo de investigación lunática: saturar por acumulación.

A lo que Harry Blazer se refiere en su declaración es solo una parte del arcano protocolo de laboratorio  diseñado para “encontrar un nuevo virus y demostrar que es dañino”. Necesitamos que cada pieza del proceso salga a la luz para que todos la vean, comprendan y analicen.

Cien años de propaganda de la medicina Rockefeller han llevado a las poblaciones crédulas a “temer al germen”, olvidar la fuerza y ​​resistencia inherentes de sus propios sistemas inmunológicos y olvidar lo que es la salud.

Como es obvio, si los gérmenes fueran el problema básico, todos estaríamos mil veces muertos, porque la cantidad gigantesca de microbios en nuestros cuerpos y el medio ambiente es incalculable. 

En varios artículos clave, he descrito cómo se debe realizar un estudio adecuado a gran escala, utilizando microscopía electrónica, para demostrar la probabilidad de que un nuevo virus esté presente y cause una enfermedad. Estos estudios nunca se realizan. La razón es clara: los resultados desmentirían hipótesis absurdas sobre supuestas pandemias virales.

Los propagandistas expertos saben que la mentira que mejor funciona es una mentira exhorbitante. La clave es venderla bien. Por ejemplo, una vez que la población ha internalizado la creencia en gérmenes, invertir esa creencia parece absurdo.

“¿Quieres decir que nos han estado mintiendo sobre ESO? No, eso no podría ser … ”

Sí, podría serlo, y lo es.

“¿Quieres decir que están vendiendo una HISTORIA sobre un virus?”

Bien. Al fin lo ha entendido.

En la década de 1980, cuando estaba escribiendo mi primer libro, “Aids Inc.”, decidí supervisar los esfuerzos para infectar animales con (supuesto) VIH y producir SIDA. Estos experimentos con animales involucraron chimpancés mantenidos en instalaciones selladas en todo Estados Unidos.

Hay que tener en cuenta que los chimpancés ya no vivían en sus entornos nativos. Ya no formaban parte de sus comunidades tradicionales. Sobrevivían en jaulas, mantenidas allí durante largos períodos. Años. En otras palabras, se estaban desplegando todos los posibles ataques psicológicos contra ellos para dañar su sistema inmunológico.

Hablé con el científico que estaba a cargo de rastrear a cada uno de esos chimpancés de laboratorio. Le pregunté si las inyecciones habían causado algún “efecto del SIDA”.

No, dijo. No en ninguno de los animales.

Se informó que Robert Gallo, el “co-descubridor del VIH”, dijo: “¡Déjame probar con esos malditos chimpancés! ¡Los infectaré! ”

Quién sabe qué horrores habría desatado sobre los animales, para que pareciera que sus sistemas inmunológicos estaban fallando por “el virus”.

Finalmente, los investigadores anunciaron que habían podido “infectar” a algunos chimpancés. Esto es como decir: “Lanzamos bombas sobre el enemigo y ellos continuaron luchando, así que lanzamos bombas mucho, mucho más grandes, que fueron las que funcionaron …”

Bienvenidos a la ciencia de la virología.

Jon Rappoport
Fuente: https://blog.nomorefakenews.com/

Así fue cómo los Rockefeller eliminaron la medicina natural para vendernos la industrial

http://www.ecoportal.net

https://terraindomita.blackblogs.org/2020/08/09/el-desarrollo-de-la-medicina-occidental/

El autor, Chris Kanthan, ha escrito un asombroso artículo sobre cómo la familia Rockefeller socavó a la sociedad moderna de innumerables formas, pero lo que la mayoría no se da cuenta es de como ellos eliminaron las curas naturales.

Actualmente la mayoría de las personas ya se ha olvidado del poder curativo de las plantas y desconfía de sus propiedades al igual que de las prácticas holísticas.

¿Qué es lo que ha pasado para que la gente desconfíe de las terapias naturales?

 

Hay mucha política y dinero detrás del sistema médico actual. Alrededor del siglo XX, cuando se descubrió la posibilidad de crear todo a partir del petróleo, el linaje Rockefeller apostó por la obtención de drogas farmacéuticas a partir de petroquímicos.

Pero el plan de los Rockefeller para la industria médica se encontró con un problema: la popularidad de la medicina natural en los Estados Unidos.

Casi la mitad de los médicos y colegios de medicina de los EE.UU. practicaban la medicina holística, utilizando el conocimiento de Europa y los nativos americanos. Fue así que la familia Rockefeller encontró la manera de deshacerse de su mayor competencia usando la clásica fórmula de la dialéctica hegeliana: “solución-problema-reacción.” Es decir, crearon un problema para asustar a la gente, y luego ofrecieron una solución previamente planificada.

Todo comenzó con John Davidson Rockefeller (1839-1937), un monopolista illuminati de origen fariseo, magnate del petróleo, ladrón y primer multimillonario de los Estados Unidos. A comienzos del siglo XX, Rockefeller controlaba el 90% de todas las refinerías de petróleo en los EE.UU. a través de su compañía petrolera, Standard Oil, que luego se dividió para convertirse en Chevron, Exxon, Mobil, etc.

Al mismo tiempo, alrededor de 1900, los científicos descubrieron los “productos petroquímicos” y la capacidad de crear todo tipo de productos químicos a partir del petróleo. Por ejemplo, el primer plástico, llamado baquelita, se fabricó a partir del petróleo en 1907. Los científicos descubrieron varias vitaminas y supusieron que muchas drogas farmacéuticas podrían obtenerse del petróleo.Rockefeller vio a esta como una maravillosa oportunidad de monopolizar las industrias de petróleo, de la química y de la medicina al mismo tiempo.Lo mejor de los productos petroquímicos era que todo podía patentarse y venderse con altos beneficios.Rockefeller tuvo que encontrar la manera de deshacerse de su mayor competencia. Así que usó la clásica fórmula de la dialéctica hegeliana: “solución-problema-reacción”. Es decir, creó un problema para asustar a la gente, y luego ofreció una solución previamente planificada.

Rockefeller se dirigió a su amigo Andrew Carnegie, otro plutócrata que ganó su dinero al monopolizar la industria del acero, quien ideó un plan. Desde la prestigiosa Fundación Carnegie, enviaron a un hombre llamado Abraham Flexner para que viajara por todo el país e informara sobre el estado de todos los hospitales y los colegios médicos.

Esto llevó a la redacción del Informe Flexner, que dio origen a la medicina moderna tal como la conocemos, a través del cual se hablaba de la necesidad de modernizar y centralizar las instituciones médicas. Sobre la base de este informe, más de la mitad de todas las universidades de medicina fueron cerradas muy pronto.

La homeopatía y la medicina natural fueron objeto de burlas y fueron demonizadas. Muchos médicos que trabajaban con sus métodos incluso fueron encarcelados.

Para ayudar con la transición y cambiar las mentes de otros médicos y científicos, Rockefeller donó más de $100 millones a colegios y hospitales y fundó un grupo de líderes filantrópicos llamado “Junta General de Educación” (GEB).

En muy poco tiempo, todas las facultades de medicina se modernizaron y homogeneizaron. Todos los estudiantes estaban aprendiendo lo mismo, y la medicina consistía en usar medicamentos patentados.

Los científicos recibieron subvenciones enormes para estudiar cómo las plantas curaban las enfermedades, pero su objetivo era identificar primero qué sustancias químicas en la planta eran efectivas y luego recrear una sustancia química similar, pero no idéntica, en el laboratorio que pudiera ser patentada.

“Denle una pastilla al enfermo” se convirtió en el mantra de la medicina moderna.

Así que ahora, 100 años después, estamos produciendo médicos que no saben nada sobre los beneficios de la nutrición o las hierbas o cualquier práctica holística. En cambio, tenemos toda una sociedad que está esclavizada a las corporaciones y que todavía las asocian a la idea de bienestar.

Los Estados Unidos gasta el 15% de su PIB en atención médica, pero no se enfoca en la cura, sino en los síntomas, creando así clientes recurrentes. No existe cura industrial para el cáncer, la diabetes, el autismo, el asma o incluso la gripe.

Después de todo, ¿para qué querrían los Rockefeller producir curas reales, si ellos forman parte de un sistema fundado por oligarcas y plutócratas internacionales, y no por médicos?

En cuanto al cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer fue fundada por nada menos que Rockefeller en 1913.

El rastreo de contactos mediante app y el teléfono a punto de ponerse en marcha.

https://negreverd.blackblogs.org

Finalmente los grandes operadores de las comunicaciones (Apple y Google), como era de esperar, se han llevado el premio de las aplicaciones de rastreo, y los intentos locales (nacionales) han sido un fracaso. Como, por ejemplo las del reino Unido, Francia y como mínimo 7 países más en Europa (Noruega, Polonia, Finlandia…).

En el caso del estado español, después de flirtear con otros sistemas estrictamente europeos (por ejemplo el PEPP-PT Pan European Privace Preserving Proximiti Tracig http://negreverd.blogspot.com/2020/04/passaports-dimmunitat-rastreig-de.html ), finalmente se decantó por adoptar el sistema del lobby corporativo la API “notificaciones de exposición al COVID 19”, que, seguramente encontrareis si miráis los ajustes de vuestro teléfono, tanto si es Android como si es iOS.

Se ha hecho una prueba de la aplicación para España (pendiente de que la adopten las comunidades autónomas) en la isla de la Gomera, entre el 29/6 y el 31/7, con más de 3.000 participantes, el gobierno encargó el trabajo a la siniestra empresa INDRA por un importe de 330.537€.

La app todavía no es funcional en ninguna parte (la ha de adoptar cada Comunidad) pero Baleares y Canarias son candidatas a ser las primeras. Según la Secretaria de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA) será plenamente operativa el 15 de septiembre, aunque ahora mismo se puede descargar desde Google Play y Apple Store; hay que decir que para el sistema Android (el 85,5% de los teléfonos del estado español) se han hecho más de 1.000.000 de descargas.

Según la SEDIA con el sistema de rastreo mediante app multiplica por 2 el resultado del mismo trabajo hecho por rastreadores humanos, detecta el 78% de los contagios simulados y el 61% de los contagiados simulados comunican el contagio antes de 24h… ¡miel sobre hojuelas!

Pero hay unos cuantos puntos a tener en cuenta antes de descargar la app, aunque sea por curiosidad:

1.-Android pide tener activada la geolocalización, dicen que no guardan datos, pero la practica general de las corporaciones es negar la recolección de datos.

2.-La app, aunque no este activada en tu comunidad guarda ya mismo los datos de tus contactos, de momento 7 días, a partir del 15/9/20 15 días (dicen).

3.-Como la aplicación detecta los MAC de los dispositivos contactados, sólo con que uno de ellos o una de las balizas bluetooth (iBeacons http://negreverd.blogspot.com/2018/10/smart-city-geolocalitzacio-i-realitat.html ) lo tenga activado quedas, de hecho, geolocalizado.

4.-Del mismo modo que nos instalaron la API sin ninguna petición por nuestra parte y sin ningún consentimiento, ¿alguien nos puede garantizar que los datos no podrán ser descargados, de algún modo, de nuestro móvil?.

Por tanto lo recomendable es:

1.-Primero y más importante, no descargar Radar COVID.

2.-Limitar el uso de los smarphones a lo mínimo imprescindible.

3.-Desconectar, normalmente, la geolocalización.

4.-Tener siempre apagado el bluetooth.

Más info:

http://negreverd.blogspot.com/2020/06/confinados-perpetuidad-en-la-samart.html

http://negreverd.blogspot.com/2020/06/rastrejats-com-si-fossim-peces-de-caca.html

Más noticias de la corona-estafa: LA SECUENCIA BÁSICA DEL TEST DE PCR DEL CORONAVIRUS DE LA OMS SE ENCUENTRA EN EL ADN DE TODOS LOS HUMANOS

LA SECUENCIA BÁSICA DEL TEST DE PCR DEL CORONAVIRUS DE LA OMS SE ENCUENTRA EN EL ADN DE TODOS LOS HUMANOS

(Fuente: http://www.verdadypaciencia.com/)

 

Un descubrimiento impresionante viene a dar la puntilla a la más que discutida fiabilidad de un sistema de detección del Coronavirus que resulta ser absolutamente inservible. ¡Una de las secuencias primarias (que se verifica) en la prueba de PCR de la OMS para el SARS-CoV-2 se encuentra en todo el ADN humano!

La secuencia “CTCCCTTTGTTGTTGTT” es una secuencia de 18 caracteres que se encuentra en el documento del protocolo de pruebas de PCR del coronavirus de la OMS. Las secuencias de cebadores son las que son amplificadas por el proceso de PCR para ser detectadas y designadas como un resultado “positivo” de la prueba. Sucede que esta misma secuencia de 18 caracteres, literalmente, también se encuentra en el cromosoma 8 del Homo sapiens. Esto significa, sencillamente, que los kits de prueba de la OMS deberían encontrar un resultado positivo en todos los humanos. ¿Puede alguien explicar esto de otra manera?

Realmente no se puede exagerar la importancia de este hallazgo. Como mínimo, debería llevar al abandono definitivo de los test PCR.

Esta es la prueba definitiva de que nos encontramos ante un fraude de proporciones mayúsculas.

Los test no detectan un virus cuya existencia no ha sido probada, sino meramente material genético humano.

De hecho, lo que habría que explicar es cómo es posible que haya quien de negativo en una prueba de este tipo, algo que teóricamente no debería suceder a la luz de este descubrimiento. Lo que ocurre es que es justamente el protocolo de la OMS el enfocado a un teórico 100% de postivos. Hay empresas (Sigma-Aldrich o Thermo Fisher, por poner dos ejemplos) cuyas secuencias de cebadores de PCR son más largas y no tienen tal coincidencia. Da la impresión de que la OMS incurrió en un diseño malicioso de una prueba en la que podrían encontrar un positivo en cualquier lugar donde quisieran encontrarlo.

Si algún lector se molesta en seguir este enlace, desplácese hasta el n° 3 y luego siga leyendo durante unos minutos. El texto fue escrito por un médico en el Área de la Bahía de San Francisco (EE.UU) que decidió seguir los casos reportados públicamente de personas que dieron positivo por Covid-19, comenzando con Santa Clara Health (hospital californiano de dicha zona de la Bahía de San Francisco) y luego poniéndose en contacto con 50 neumólogos/clínicas. Nadie estaba equipado para poder realizar pruebas de virus o distinguir entre gripe y Covid. Su conclusión: los 60 casos reportados en el condado de Santa Clara no existían y el sitio web del condado estaba mintiendo.

No es fácil encontrar una coincidencia de 18 caracteres como esta. En cebadores de 20-25 caracteres, lo normal es encontrar coincidencias de 14-15 caracteres en el ADN humano. Pero la breve secuencia inicial de la OMS de 18 caracteres tiene una combinación perfecta de 18 caracteres, lo cual es una locura incluso cuando el proceso de la prueba de PCR es inherentemente muy propenso a errores e incluso la prueba de la OMS puede ocasionalmente tener falsos negativos.

Estas pruebas van a tener una tasa enorme de falsos positivos y/o negativos hasta el punto en que es cuestionable cuánto podemos confiar en ellas. Por no hablar de la idea de que el 80% de las personas que dan positivo en la prueba no muestran síntomas externos.

Aun así, se habla de “contagios” y se confina con base en esta prueba trucada. Esto es la ciencia amig@s, quién da más.

Biotecnología y digitalización de la vida

Durante años he sostenido que la tecnología no es neutral, que lleva consigo la ideología de las formas dominantes de dominación y explotación para las cuales se crea. Si esto no ha sido obvio en desarrollos tecnológicos anteriores, el crecimiento de la biotecnología lo aclara. Siguiendo la metodología de la ciencia moderna, que trata de dividir todo en sus componentes más pequeños en un supuesto intento de “entenderlo”, la biotecnología socava la integridad del individuo y la posibilidad de interacción libre, en lugar de imponer una visión mecanizada de la vida y una dependencia de “expertos” para mantener el funcionamiento de los mecanismos.

Desde su origen, la ciencia moderna ha visto el universo como una gran máquina. En una perspectiva tan mecanicista, el método para lograr una comprensión de cómo funciona el universo es descomponerlo en sus partes y estudiarlas en forma aislada. Por lo tanto, el método científico nunca ha sido simplemente el método empírico: el método de observación. La observación empírica tuvo que ser confirmada en el aislamiento del laboratorio a través de experimentación controlada.

Continue reading Biotecnología y digitalización de la vida

La salud y la vida

La salud obviamente tiene algo que ver con la vida. De hecho, esta noción (como la de enfermedad) apenas se utiliza excepto como metáfora en el caso de objetos inanimados. Solo los seres vivos pueden estar sanos, como solo ellos pueden estar enfermos.

La salud no se reduce a un estado físico-químico e implica la posibilidad de enfermedad; Sólo lo que puede estar enfermo es sano (la inevitabilidad de la muerte incluso excluyendo la salud absoluta). Una peculiaridad que no tienen los objetos físicos simples. Entonces, ¿cómo explicar la salud?

Continue reading La salud y la vida

Tecnología

https://sniadecki.wordpress.com/2020/08/02/dictionnaired-tecnologia-es/

La famosa declaración de Harry S. Truman del 20 de enero de 1949 puede ser considerada la proclamación oficial del fin de la era colonial. Anunció un plan para el crecimiento económico y la prosperidad del mundo entero, incluyendo explícitamente a las “áreas subdesarrolladas”.

“Debemos embarcarnos en un audaz programa nuevo para poner a disposición los beneficios de nuestros avances científicos y progreso industrial para la mejora y crecimiento de las áreas subdesarrolladas… El viejo imperialismo -la explotación para el beneficio foráneo- no tiene lugar en nuestros planes… Una producción incrementada es la clave para la prosperidad y la paz. Y la llave a la mayor producción es una aplicación mas amplia y mas vigorosa del conocimiento científico y técnico moderno.” [1]

La mayor prosperidad demanda una producción incrementada y más producción requiere tecnología científica – este mensaje ha sido proclamado desde entonces en incontables declaraciones por las élites políticas tanto de Occidente como de Oriente. John F. Kennedy, por ejemplo, enfáticamente retó al Congreso el 14 de marzo de 1961 a ser consciente de su tarea histórica y autorizar los medios financieros necesarios para la Alianza para el Progreso:

“Por toda América Latina millones de personas luchan por liberarse de las ataduras de la pobreza, del hambre y de la ignorancia. En el Norte y en el Este ellos ven la abundancia que la ciencia moderna puede traer. Saben que las herramientas del progreso están a su alcance.” [2]

Con la era del desarrollo, la ciencia y la tecnología asumieron plenamente el papel conductor. Se les consideró como la razón de la superioridad del Norte y la garantía de la promesa del desarrollo. Como la “clave de la prosperidad” ellas iban a abrir el reino del excedente material y, como las “herramientas del progreso” iban a conducir a los países del mundo a las soleadas altiplanicies del futuro. No es sorprendente que por décadas numerosas conferencias en todo el mundo y particularmente en las Naciones Unidas, se enfocaran, en un espíritu de esperanza casi religiosa, en las “poderosas fuerzas de la ciencia y la tecnología”.

Continue reading Tecnología

La invención del industrialismo

El industrialismo corresponde a una forma de pensar que hace de la técnica y de la gran industria evidencia indiscutible y motor de todo progreso.

La palabra y la convicción que encierra nacen en la década de 1820 con la industrialización de Occidente, trayendo consigo múltiples trastornos sociales y culturales. En sentido estricto, el industrialismo se refiere al sistema industrial de Saint-Simon (1760-1825), este filósofo aristócrata que, tras su muerte, dio origen al primer movimiento socialista en Francia: el Saint-Simonismo. Saint-Simon forjó el neologismo “industrialismo” en 1824 en su libro Le Catéchisme des Industriels publicado un año antes de su muerte. El término se utiliza para recoger todas las nuevas creencias del mundo industrial: fe en el progreso, confianza en la maquinaria, la certeza de que es en la industria a gran escala donde reside la condición de felicidad, libertad y ’emancipación. Para Saint-Simon, “el paraíso está frente a nosotros, es terrestre”, y es una industria que, suplantando a los dioses antiguos, debe hacer posible la realización de una sociedad fraterna y abundante. Este proyecto dará lugar a muchas esperanzas y la palabra “industrialismo” tiene un rápido éxito. Expresa cada vez más las expectativas de los círculos industriales, economistas como Jean-Baptiste Say, pero también del Estado; le da a la naciente industria un contenido utópico y emancipador que contrasta con las preocupaciones y dudas que acompañaron la expansión del productivismo.

Desde el principio, la palabra adquiere una función política y popularizadora, se trata de construir un consenso sobre los beneficios que se esperan de la “revolución industrial”. Quizás la definición más clara de industrialismo fue la del economista Charles Dunoyer en un panfleto de 1827 titulado Aviso histórico sobre el industrialismo. Según él, la industria debe convertirse en “el objetivo de las naciones modernas”; es “el principio vital de la sociedad […] solo ella es capaz de hacerla próspera, pacífica moral, etc.” Lejos de limitarse únicamente a los círculos de teóricos del nuevo mundo industrial, la palabra se está extendiendo rápidamente. En 1838, la sociedad industrial de Mulhouse, que agrupa a los grandes industriales alsacianos, por ejemplo, lanzó un concurso para premiar “la mejor tesis sobre el industrialismo en sus relaciones con la sociedad, desde un punto de vista moral”. El objetivo es responder a la opinión común de que “el industrialismo [es] una fuente de desmoralización social” demostrando, en cambio, que la industria trae consigo “facilidad y felicidad”. La fe en el industrialismo se ha ido construyendo a la par de la acción de grupos de presión, periódicos e instituciones que se han convertido en ardientes militantes de esta convicción. Pero para prevalecer, el consenso industrial tuvo que destruir y deslegitimar muchas opiniones contrarias.

Dudas y preocupaciones

De hecho, la primera mitad del siglo XIX estuvo marcada por muchas dudas y preocupaciones sobre la industria que remiten a los debates actuales. Las comunidades de trabajadores se levantan violentamente para denunciar la llegada de la maquinaria y sus efectos disruptivos. Algunos médicos como Fodéré denuncian sin tregua las “artes y manufacturas mecánicas [que] no son saludables, no sólo para quienes las atienden, sino también para los vecinos” (2). Incluso cuando el “industrialismo” se forjó en los círculos parisinos, fue impugnado por todos los lados por los trabajadores que se oponían a la llegada de la maquinaria, por los médicos que temían los efectos de la industrialización desenfrenada.

Poco después de la muerte de Saint-Simon, varios autores se pronunciaron en contra de esta utopía industrial. En la “pelea por el industrialismo”, Stendhal y Benjamin Constant, por ejemplo, denuncian este “industrialismo” que consideran una amenaza para la libertad. Los círculos católicos y tradicionalistas también denuncian “la invasión del industrialismo que amenaza con aprisionarnos en la innoble esfera de los placeres materiales”, ven en el “industrialismo” una guerra contra “todo lo que hay”. inmaterial, generoso y santo en el hombre ”(Le Semeur, 29 de octubre de 1834). Al mismo tiempo, otros grupos socialistas no compartían el entusiasmo de Saint-Simon por la industria. Así, Charles Fourier, autor de New Industrial and Societal World (1829) no concede un papel decisivo a las máquinas y la industria en su proyecto utópico. Para él, el falansterio es ante todo un universo rural y Fourier desconfía de los procesos técnicos, los “abusos de la industria” y las “ilusiones del industrialismo”. En 1840, dando cuenta de una nueva máquina de vapor, el periódico Fouriériste La Phalange vuelve a advertir al lector: “¿No hay razón para temer el crecimiento cada vez más rápido de los camiones de bomberos, esos monstruos de hierro cuya voracidad amenaza con tragarse todo el combustible del globo? ”.

El consenso industrial tomará tiempo en construirse, será obra de un incansable trabajo de propaganda dirigido a hacer de la industria el único destino posible y pensable de las sociedades humanas.

Durante más de un siglo funcionará a plenitud, haciendo difícil e invisible cualquier crítica al modelo de gran industria occidental y al proyecto de desarrollo que lleva, a pesar de la destrucción, la contaminación y las miserias que nunca han cesado de engendrar. Es este consenso el que ha entrado en crisis hoy bajo el efecto combinado de las transformaciones ecológicas globales, la disrupción económica continua y los efectos nocivos de la competencia generalizada.

Francois Jarrige